En primer lugar: ¡GRACIAS! ¡Sí, a ti! Gracias por estar aquí, dedicando una parte de tu tiempo a mirar el resultado de mi trabajo.


Mi nombre es Alba Daroca, y en verano de 2020 decidí dejar de posponer una afición que he tenido siempre: la fotografía. Me arrepiento de no haberlo hecho antes, de haberlo pospuesto por infinitud de razones que ahora me parecen insignificantes, y es que en estos últimos meses la fotografía me ha permitido, y permite, conectar conmigo misma y el mundo de una forma que no soy capaz de expresar en este escrito. Por este motivo, por el papel transcendental que tiene en mi vida, he decidido construir esta página web, un espacio donde poder ir mostrando mi galería fotográfica, más allá de las redes sociales.

A pesar de ser un proyecto mío, hay en él la esencia de esas personas que me apoyan y creen en mí más de lo que yo lo hago: mis incondicionales. Vosotr@s sabéis quiénes sois.

Por último, no puedo dejar de mencionar a mi gran referente en todo este proceso de aprendizaje: Joan Vendrell. Un profesional que, sin él saberlo, se ha ido convirtiendo en una fuente de inspiración y motivación de la que sigo y seguiré nutriéndome. Siempre le estaré agradecida, no solo por enseñarme durante sus cursos los aspectos más técnicos de una forma tan fácil y sencilla, sino por contagiarme el amor que desprende por su profesión.

Mi trabajo aquí expuesto es resultado de muchísimas cosas, pero sobre todo es parte de mí, de mí historia y de quién soy. Espero que disfrutéis viéndolo tanto como yo haciéndolo.

Un fuerte abrazo y bienvenid@!

Alba.